Retroceso y degradación del suelo

Carta de suelos degradados en África

El retroceso y la degradación del suelo son dos procesos evolutivos regresivos asociados al desequilibrio de un suelo estable. El retroceso es causado fundamentalmente por la erosión y corresponde al fenómeno por el cual el suelo se revierte al estado original (por ejemplo, suelo desnudo). La degradación es una evolución, diferente a la natural, relacionada con el clima local y la vegetación. Es debida al reemplazo de la vegetación primitiva por vegetación secundaria. Este cambio modifica la cantidad y composición del humus, e impacta en la formación del suelo. Está directamente relacionado a la actividad antrópica.

Ya Platón había afirmado, en 400 a. C.

Nuestra tierra se ha mantenido, en comparación con antes, como el esqueleto de un cuerpo descarnado por la enfermedad. Partes blandas, grasos de la tierra han fluído por todas partes, y sólo queda la cáscara desnuda de la región.[1]

Al comienzo de la formación de un suelo, solo aflora la roca desnuda. Esta es gradualmente colonizada por especies pioneras (líquenes y musgos), y luego vegetación herbácea, arbustos y finalmente bosque. En paralelo, un horizonte con humus es formado (llamado ‘horizonte A’), seguido por horizontes minerales (‘horizonte B’). Cada etapa sucesiva se caracteriza por una cierta asociación de suelo/vegetación y ambiente, lo que define un ecosistema.

Después de un cierto tiempo de evolución paralela del suelo y la vegetación, se alcanza un estado de equilibrio; esta etapa del desarrollo es llamada clímax por algunos ecologistas y “potencial natural” por otros. Independientemente de su nombre, la etapa de equilibrio de la sucesión primaria es la mayor forma natural de desarrollo que los factores ambientales son capaces de producir.

Los ciclos de evolución de suelos tienen duraciones muy variables, entre mil años para suelos de evolución rápida (solo horizonte A) y más de un millón de años para suelos de desarrollo lento. El mismo suelo puede alcanzar varias condiciones de estados de equilibrio sucesivamente durante su existencia, como se exhibe por ejemplo en la secuencia del bosque pigmeo en el Condado de Mendocino, California. Los suelos alcanzan naturalmente un estado de alta productividad, a partir del cual se degradan naturalmente al eliminarse los nutrientes minerales del sistema del suelo. Por lo tanto, los suelos más antiguos son más vulnerables a los efectos del retroceso inducido.

Factores ecológicos afectando la formación del suelo

Existen dos tipos de factores ecológicos que influencian la evolución de un suelo (a través de la alteración y la humificación). Estos dos factores son extremadamente importantes para explicar la evolución de suelos de desarrollo rápido.

  • Un primer tipo de factor es el clima promedio de un área y la vegetación que tiene asociada (bioma). Este factor permite definir las mayores áreas del mundo de vegetación y suelos.
  • Un segundo tipo de factor es más local, y está relacionado a la roca original y el drenado local. Este tipo de factor explica la aparición de asociaciones especializadas (por ejemplo, en turberas).
  • Disminución de la Biodiversidad
  • Comtaminacion ambiental.