Fiesta
English: Party

Caricatura que describe los preparativos de una fiesta infantil.

Una fiesta es un evento de carácter social organizado de forma pública o por un grupo más reducido de personas con el objetivo de pasarlo bien juntas.[1]

La palabra fiesta es de origen latino (festum) y aparece muy pronto a las lenguas romances,[1]​ como la lengua catalana a partir del siglo XIV. Comparte la raíz con feria con el significado de día festivo.

El término presenta, según los estudiosos del tema, una naturaleza compleja, extraordinaria y paradójica.[1]

Muchos autores consideran que aunque no se puede identificar fiesta y ritos, si hay que tener en cuenta que existe en el interior de toda fiesta una especie de ritos, a pesar de este concepto haya sufrido una transformación a lo largo del tiempo, por lo que tener un aspecto sagrado ha pasado a ser una conducta formal y rutinaria.[1]

Historia

Las fiestas, como actos sociales han cambiado a lo largo de la historia de la humanidad, han tenido crisis, algunas han desaparecido, otras han cambiado tanto que es difícil relacionarlas con las fiestas de las que se originan. En general las fiestas aumentan su número de año en año.[1]

Los estudios más recientes se centran en resaltar las transformaciones que las fiestas han sufrido. Algunas transformaciones se han centrado en la fecha de la celebración, o en su inserción a los calendarios que organizan la vida de las poblaciones. Otros cambios se han centrado en la sintaxis de la fiesta (lenguajes), como cuando se reducen los ritos y se expande la fiesta; o se produce una exhibición de vestimenta, o una comensalidad pública, un ludismo promíscuo o un esteticismo competitivo. Otros han alterado la semántica de la fiesta, es decir, el objeto celebrado, pasando a una secularización y autorreferencia, en busca de autenticidad del núcleo originario o, inclusivo, a una patrimonialización y autentificación históricas de la fiesta. Y algunas otras han cambiado el sujeto y organización social, dando lugar a un proceso de democratización e individualización de la fiesta, como es el caso de las fiestas asociacionistas (debidas a una movilización social de base), al surgimiento de la política de la fiesta , la emergencia de nuevas identidades o las fiestas de comunidades imaginadas o virtuales.[1]

La fiesta y el tiempo

Hay una compleja y clara intersección entre la fiesta y el tiempo.[1]

La fiesta rompe con la rutina de la vida cotidiana, tiene carácter constitutivo del tiempo social, diferenciándose entre fiestas cíclicas y fiestas ocasionales, entre aquellas que componen un sistema, dando lugar a un orden en la duración de la vida social, y aquellas que son fruto de una excepcionalidad, aunque simbolizan la irrupción de unos determinados poderes, mensajes o eventos.[1]

Con la aparición del tiempo moderno, la agricultura pierde prioridad y su lugar es cumplimentado por el "orden cristiano-católico del tiempo". Surgen de este modo un grupo de fiestas centradas al ritual agrario, en el que se dan fiestas tan variadas como la bendición de animales y las rogativas para pedir la lluvia, o las fiestas de la cosecha (que acaban convirtiéndose en la fiesta mayor de muchos pueblos).[1]

Tampoco se puede dejar de lado la importancia que llega a tener este orden cristiano-católico en el calendario festivo de las sociedades cristianizadas, que pasan a centrar su calendario festivo en el Calendario Litúrgico cristiano, basado en la superposición de una lógica lunar, de carácter móvil, como lo eran los Misterios de Cristo, y la lógica solar, considerada más estable, y que está centrada en el santoral o calendario del mártires de la Iglesia primitiva.[1]

Esta cristanització de las fiestas tiene una repercusión en la sintaxis, el lenguaje, la forma de articular actos y el tipo de articulaciones que se dan lugar. Cabe destacar por ejemplo en la fiesta valenciana como se produce un aumento de la exhibición indumentarista de ciertas asociaciones que terminan en un esteticismo competitivo (como los disfraces de las fiestas de Moros y Cristianos, o los vestidos de valenciana en las fallas .. .); algo parecido ocurre con el comensalismo público o la organización de àgapes masivos, que en algunos casos tienen origen en rituales procedentes de la caridad pública.[1]

También la semántica de la fiesta cambia, ya que los contenidos de la misma, es decir, el objeto que se celebra cambia; comprobándose la secularización de las fiestas, en las que se sustituye la celebración de un personaje por la celebración de la identidad comunitaria o personal. Así tenemos los ejemplos de cómo la fiesta de un santo, como San Antonio, se sustituye por la bendición de los animales, de manera que se da una reflexividad de la fiesta, ya que el sujeto celebrado y el objeto que se celebra se identifican simbólicamente.[1]

En otros idiomas
العربية: حفلة
مصرى: حفله
asturianu: Fiesta
Aymar aru: Phista
azərbaycanca: Qonaqlıq
žemaitėška: Vakarelis
brezhoneg: Gouel (deiz)
català: Festa
čeština: Slavnost
Deutsch: Fest
Ελληνικά: Πάρτι
English: Party
eesti: Pidu
euskara: Jai
فارسی: جشن
suomi: Juhla
français: Fête
Frysk: Feest
Gàidhlig: Pàrtaidh
galego: Festa
עברית: מסיבה
हिन्दी: दावत
Kreyòl ayisyen: Fete
Bahasa Indonesia: Pesta
Ido: Partio
íslenska: Veisla
italiano: Festa (raduno)
Jawa: Pésta
ಕನ್ನಡ: ವಿನೋದ ಕೂಟ
한국어: 잔치
Latina: Convivium
lietuvių: Pobūvis
Nederlands: Feest
norsk nynorsk: Fest
norsk: Fest
polski: Przyjęcie
português: Festa
Runa Simi: Hatun p'unchaw
română: Petrecere
русский: Вечеринка
srpskohrvatski / српскохрватски: Zabava (okupljanje)
Simple English: Party
svenska: Fest
Tagalog: Pagdiriwang
татарча/tatarça: Кичә (күңел ачу)
українська: Вечірка
Tiếng Việt: Bữa tiệc
walon: Fiesse
中文: 派對
Bân-lâm-gú: Phá-thih
粵語: 派對